lunes, 16 de octubre de 2017

Pedro Subercaseaux, el pintor de la historia de Chile, y su paso por Algarrobo


A fines de la segunda década del siglo pasado, la trayectoria artística del pintor Pedro Subercaseaux estaba ya de sobra consolidada, habiendo alcanzado, quizá, su punto más alto. Los cuadros más representativos de su producción (que han ilustrado los libros de historia de generaciones de estudiantes chilenos durante al menos el último medio siglo) en su mayoría ya habían sido pintados. De hecho, en 1918 el Congreso le encarga una obra de grandes dimensiones para alhajar su Salón de Honor, “El Descubrimiento de Chile”. Justo por aquel entonces, Subercaseaux, que pocos años antes había tenido que abandonar Europa tras el estallido de la Gran Guerra, llega a Algarrobo, escapando esta vez del “ruido mundano” de la capital. 


El artista, encaminándose a los cuarenta, llega junto a su mujer, Elvira Lyon, al entonces escasamente poblado villorio, donde construirá una casa y alcanzará a residir tres años. El hecho no deja de despertar una interrogante obvia: ¿qué lleva a un pintor nacido en Roma, formado en París, y que hasta entonces se había mantenido activo dentro de las grandes ciudades europeas, a recalar en la cúspide de su carrera en un pueblito perdido entre las costas del Pacífico Sur? Según él mismo explica en sus memorias, la elección “del Algarrobo” se debe en gran parte a su madre, Amalia Errázuriz, quien guardaba gratos recuerdos de veranos pasados de niña en el lugar. Subercaseaux manifiesta ya las primeras señales de una crisis espiritual que lo llevará algunos años más tarde a pedir intervención papal para separarse de su esposa y hacer vida como monje benedictino hasta el último de sus días. Algarrobo, distante en ese entonces a varias horas de accidentado viaje tanto de Valparaíso como de Santiago, ofrecía una alternativa ideal para que el artista alcanzara esa paz tan anhelada.

En sus memorias, el pintor dedica un capítulo entero a su paso por el balneario. Aparte de destacar la belleza casi virginal del entorno, detalla episodios de valor inigualable: su providencial intervención en el recambio de la techumbre de la iglesia de La Candelaria (su casa la construye a apenas un centenar de metros de esta), la visita del alcalde de Lagunillas (comuna a la que pertenecía el pueblo en aquel tiempo) y sus algo aturdidores planes de progreso, su alucinante proyecto de construir un santuario en la cima de una “roca puntiaguada no lejos de la isla” (¿la Peñablanca?)

Ya ingresado a la orden benedictina, en 1925 Subercaseaux venderá su casa de Algarrobo, conocida como "El Refugio de San Francisco", a un sobrino de su esposa, Jorge Lyon, quien posteriormente, en 1928, la venderá a su vez a la Congregación del Verbo Divino. Actualmente, la ya centenaria casa, con algunas modificaciones, aún se conserva, semi oculta tras añosos árboles, constituyendo, dentro de su silencio y casi imperceptible presencia, uno de los hitos más valiosos del patrimonio algarrobino.

 Subercaseaux y el siglo XXI: así retrata Google Street el hermoso acceso al "Refugio de San Francisco". La histórica casa se alcanza a percibir al fondo.

2 comentarios:

Daniel G dijo...

Publicaciones de mucha calidad en este blog. No falla. Sigan!

Isabel dijo...

Que interesante , queda el gusto por saber más